Los hermanos de Corinto habían interpretado mal las instrucciones de Pablo en una carta anterior sobre su relación con gente inmoral, pensando que había querido decir evitar los contactos con los pecadores no cristianos, aunque en realidad se refería a gente inmoral que reclamaba profesar la fe cristiana; 1 Corintios 5:9-11.

No mezclarse con los pecadores del mundo hubiese significado un retiro completo, como cuando alguien entra en un monasterio para salir del mundo. Pablo da a entender que esa no es la voluntad de Dios para nosotros, y las huellas de la filosofía monacal en la historia de la iglesia evidencia su relativa esterilidad a la hora de hacer avanzar tanto la santidad como el evangelio; 1 Corintios 5:10.

La frase si alguno llamándose hermano fuere fornicario tiene la finalidad de contrastar a este con un fornicario del mundo. Un fornicario del mundo se puede entender que sea fornicario por su esclavitud al pecado, pero un hermano fornicario ¿cómo se puede entender? Pablo da por sentado que no nos juntemos con fornicario del mundo, pero no concibe que lo hagamos con uno que se llame hermano.

Esto es un extracto del estudio publicado. Si lo desea obtener completo, le facilitamos la descarga.

Comments are closed.