Blog

28
Dic

Motivos correctos

Aunque la obra caritativa bendice a quien recibe, también da la oportunidad de vanagloria por parte del dador. Jesús indicó que a veces las personas dan para “ser vistos“. Quieren atraer la atención sobre sí mismos por sus actos de bondad hacia los demás, asegurándose de que otros sepan cuan generosos son y así de ese modo obtener reputación o prestigio ante los demás.

Otros pudieran dar por orgullo. Aun cuando la gente no se entere de lo que dan, su propia evaluación exaltada de sí mismos hace que se sientan superiores a los demás; Lucas 18:11,12.

Por último, algunos pudieran dar porque quieren que quienes reciben se sientan obligados con ellos. Emplean lo que dan como poder sobre los menos afortunados. Pero todas esas actitudes están en contra de la enseñanza de Cristo respecto a nuestra generosidad hacia los necesitados.

Hay una tenue diferencia entre el dar para bendecir a los demás y agradar a Dios y el dar para alcanzar el respeto, la notoriedad y el placer que puede concedernos el dar. Debido a ese peligro, Jesús les dijo a sus discípulos que se “guardaran” respecto a sus obras de misericordia. Quería que se fijaran más en sus motivos que en sus hechos.

Los fariseos de la época de Cristo comúnmente les daban publicidad a sus actos de generosidad para mostrar cuan justos eran.

Esto es un extracto del estudio publicado. Si lo desea obtener completo, le facilitamos la descarga.

28
Dic

Forma de vestir

Origen de la ropa en el hombre 

Como podemos comprobar a través de las Escrituras Dios creó al hombre (varón y hembra) sin vestimenta o ropa exterior debido a que no era necesaria originalmente, ya que bajo el estado de inocencia en el que fueron creados ambos, la desnudez no era conocida, ni era motivo de vergüenza; Génesis 2:25.

El uso de vestimenta o ropa se hizo necesario cuando el hombre (varón y hembra) perdió la inocencia original bajo la que vivía (causada por el pecado) y conoció la desnudez, la cual produjo en ellos vergüenza, por lo que sintieron la necesidad de cubrirse o tapar su desnudez. Según el relato bíblico fueron ellos mismos los que se confeccionaron la primera vestimenta o ropa, elaborada con hojas de higuera; Génesis 3:7. Que dicho atavío era insuficiente, queda demostrado por la posterior confección de sendas túnicas a manos del Dios creador; Génesis 3:21.

En el análisis de las palabras empleadas para mencionadas vestimentas, podemos ver la insuficiencia del atavío confeccionado por el hombre (varón y hembra). Las palabras empleadas son:

DELANTAL; Confeccionada por el hombre

La palabra delantal tiene su origen en el término hebreo kjagór; ceñidor para la cintura. La  vestimenta elaborada por el hombre era únicamente para cubrir los lomos, dejando parte de su cuerpo al descubierto, por lo que era insuficiente.

TÚNICA; Confeccionada por Dios

Esto es un extracto del estudio publicado. Si lo desea obtener completo, le facilitamos la descarga.

27
Dic

Tipología

El tabernáculo era un santuario (lugar santo), cuya construcción Dios ordenó en el monte Sinaí a Moisés, para su morada. Aunque Dios no puede ser contenido en ninguna vivienda, era su placer manifestarse en un lugar a su pueblo Éxodo 25:8. El santuario (lugar santo) se refería con más generalidad a la estructura total incluyendo el atrio (patio), mientras que el tabernáculo, se refería a la tienda solamente. Otros nombres empleados son: “tabernáculo de Jehová” Números 16:9 y “tabernáculo del testimonio” Éxodo 38:21.

El objeto del tabernáculo

“Yo moraré en ellos” Éxodo 25:8. El tabernáculo fue la primera morada de Dios en la tierra. Dios moró entre los hombres después de la caída Génesis 28:16, pero Dios escogió el tabernáculo como lugar donde morar con sus redimidos y desde entonces hasta ahora ha tenido una morada en la tierra. Después del tabernáculo moró en el templo de Salomón 2 Crónicas 6:3-6, y ahora pide una morada en el corazón de todos los hombres Apocalipsis 3:20.

Esto es un extracto del estudio publicado. Si lo desea obtener completo, le facilitamos la descarga.