Probervios 28:1

El justo está confiado como un león

Este es un proverbio antitético, en el que se contrasta al impío con el justo. En él se resalta como actúa la conciencia, tanto en el impío como en el justo. La mala conciencia del impío lo hace vivir en temor, imaginando acusadores en todas partes. Por eso huye sin que nadie lo persiga.

La limpia conciencia del justo, le infunde una tranquilidad tal, que puede con valor y seguridad enfrentar cualquier situación. ¿Acaso no esto lo que hace un león?, no hay nada que lo inquiete.

Desde luego la conciencia juega un papel importante en el hombre, que no debemos subestimar. Ella le fue dada al hombre por Dios, como instrumento disuasor frente a todo lo que moralmente no es bueno. Dice el apóstol Juan, «si nuestro corazón (conciencia) no nos reprende, confianza tenemos en Dios«; 1 Juan 3:20. Tener limpia conciencia es el modo de estar confiado.

Más versículos