Proverbios4:23

Guarda tu corazón

Guardar se usa aquí en el buen sentido, bajo la acepción de cuidar o custodiar. En este caso se usa en referencia al corazón. Pero, ¿es tan importante el corazón para que tengamos con diligencia que cuidarlo?

El corazón habla de la vida interior del hombre, donde residen la voluntad, pensamientos, motivos y deseos. Literalmente es una fuente, de la que brota todo lo que afecta al habla, la vista y la conducta, como dijo Jesús: «del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias»; Mateo 15:19.

Esto lo convierte en la parte de nuestro ser, que con más cuidado y atención debemos proteger. Debemos asegurarnos de que todo lo que brota de nuestro corazón esté encaminado siempre en la dirección correcta. Y lo hemos de hacer, porque nosotros somos los custodios.

Más versículos