EL DON INEFABLE

Nada puede ser más gratuito que un don, pero este, además de ser gratuito, es inefable, es decir, indescriptible. Estoy hablando del mayor don que jamás ha existido y existirá, que es Jesús, el Hijo de Dios. Es considerado como un don, porque se considera un don aquello que se da, y eso fue lo que Dios el Padre hizo, dar a su santo Hijo Jesús. Solemos clasificar los dones por su valor, y este es de un valor incalculable, pues ¿como podemos calcular el valor de aquel que creó todas las cosas, y por el que todas las cosas subsisten?

Pero para muchos hombres Jesús no tiene valor alguno, por no decir, que lo único que sienten por él es desprecio, pero ¿como se puede valorar a Jesús sin conocerle? Esa es la verdadera razón por la que muchos no valoran a Jesús y hasta inclusive lo desprecian, no le conocen. Este desconocimiento se ve a veces aún entre aquellos que son sus discípulos, valga el ejemplo de Felipe; “¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe?“; Juan 14:9. Aunque otro de sus discípulos respondió de forma contundente a la pregunta que el propio Jesús formuló acerca de quién era él, diciendo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente“; Mateo 16:16.

El primer interesado en que conozcamos a Jesús, es el mismo. Hablando con una mujer samaritana Jesús le dijo: “Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.“; Juan 4:10. La razón de este interés estriba en el hecho de que al conocerle se le puede valorar, algo que la mujer samaritana no podía hacer, al no conocerle.

Cuando descubres quién es Jesús, y el valor que tiene, tu visión y concepto de él cambia por completo, pasando a convertirse en lo único que quieres y necesitas. Esto fue lo que le pasó a Saulo de Tarso, quién dijo: “Para mí el vivir es Cristo“.

No dejes pasar más tiempo sin conocer a Jesús

Juan 3:16

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

2 Corintios 9:15

¡Gracias a Dios por su don inefable!

Léxico

δωρεά: don gratuito, regalo

ἀνεκδιήγητος: indescriptible, que supera las palabras

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Isaías 53:5

Si Dios es todo lo que tienes, entonces tienes todo lo que necesitas

Salmos 73:25