Epístolas Paulinas

13
Jun

Romanos 14

En los capítulos 12 y 13, Pablo ha mencionado varios componentes bastante generales de la voluntad de Dios, “buena, agradable y perfecta” que deberían caracterizar a los cristianos cuyas mentes están siendo renovadas a través del poder del evangelio. Ahora Pablo trata un tema específico propio de la iglesia romana: una división entre los que él llama los débiles [en la fe] y los fuertes; Romanos 14:1,2; Romanos 15:1. Estos dos grupos están discutiendo sobre si los cristianos deben comer carne; Romanos 14:2,6,21; observar días festivos religiosos; Romanos 14:5,6; y posiblemente, beber vino; Romanos 14:17,21.

No podemos identificar con certeza a estos dos grupos. Algunos paralelos con las palabras de Pablo en 1 Corintios 8:10 llevan a algunos eruditos a pensar que Pablo trata aquí el problema de si los cristianos deberían comer carne sacrificada a los ídolos. Otros creen que el debate es sobre si es adecuado o no seguir ciertas prácticas ascéticas que han sido adaptadas de religiones paganas. Pero el énfasis de Pablo en Romanos 15:8–13 sobre la importancia de la unidad entre judíos y gentiles —un tema persistente en toda la carta— sugiere, en cambio, que la división se originaba en la insistencia de los cristianos judíos en mantener algunas ordenanzas, concretamente las relacionadas con los alimentos.

Esto es un extracto del estudio publicado. Si lo desea obtener completo, le facilitamos la descarga.

13
Jun

Romanos 13

Las autoridades — gr. exousiai — se refiere claramente a quienes están en puestos de autoridad en el gobierno secular; en la época de Pablo, por supuesto, los funcionarios provinciales e imperiales de Roma. Someterse a tales autoridades significa reconocer su lugar por “sobre” el creyente en el “orden” que existe en el mundo. Este “orden” incluye tanto a las instituciones seculares que no cuentan con la sanción de Dios, por ejemplo el servicio o mayordomía; Tito 2:9; 1 Pedro 2:18, como a las instituciones ordenadas por Dios para el bien de su pueblo, como por ejemplo el matrimonio; Efesios 5:22; Colosenses 3:18; Tito 2:5; 1 Pedro 3:1,5; la familia, Lucas 2:51; y el liderazgo de la iglesia, 1 Corintios 16:16; 1 Pedro 5:5; Efesios 5:21; Hebreos 13:17.

El gobierno humano, aclara Pablo en los versículos 1b–4, cae claramente dentro de la segunda categoría. Haciéndose eco de enseñanzas correspondientes en el Antiguo Testamento; Proverbios 8:15,16; Isaías 40:15,23,24; Daniel 2:21; 4:17,25,32; 5:21, Pablo nos recuerda que las autoridades han sido constituidas — gr. tetagmenai — por Dios y, por lo tanto, el gobernante es un servidor de Dios, aunque sea indirecta o inconscientemente; Romanos 13:4,6. Los gobernantes sirven a Dios reconociendo al que hace lo bueno; Romanos 13:3b,4a y castigando al que hace lo malo; Romanos 13:3a,4b.

Esto es un extracto del estudio publicado. Si lo desea obtener completo, le facilitamos la descarga.

13
Jun

Romanos 12

La apelación inicial de Pablo encierra la esencia de lo que significa vivir como un creyente en Cristo; Romanos 12:1,2. Luego siguen apelaciones específicas relacionadas con la unidad y los dones; Romanos 12:3–8, el amor tanto entre los creyentes como a los no creyentes; Romanos 12:9–21, la actitud hacia los gobernantes; Romanos 13:1–7, y una vez más, el amor; Romanos 13:8–10. En el capítulo 13:11–14 Pablo regresa a lo que comenzó en el capítulo 12:1,2, con otro recordatorio de la naturaleza de los tiempos en que viven ahora los creyentes en Cristo.

El culmina esta sección de la carta con una extensa reprensión a los fuertes y los débiles en la iglesia en Roma; Romanos 14:1–15:13. Es claro que en esta última sección Pablo escribe teniendo en mente específicamente la situación de los cristianos romanos. Las apelaciones anteriores (capítulos 12–13) no están dirigidas tan claramente a la situación en Roma. Aún aquí, no obstante, aunque Pablo indudablemente está resumiendo en forma general algunos temas básicos de la vida cristiana, hay ciertas alusiones a las necesidades y problemas de la iglesia romana.

Esto es un extracto del estudio publicado. Si lo desea obtener completo, le facilitamos la descarga.

13
Jun

Romanos 11

Pablo demuestra nuevamente su preocupación porque esta enseñanza pudiera ser malentendida, planteando la pregunta: ¿Acaso rechazó Dios a su pueblo?; Romanos 11:1. Bien podría inferirse que Dios ha rechazado a Israel como “su pueblo”, del argumento de Pablo de que pertenecer al pueblo de Dios depende enteramente del “llamado” soberano de Dios y no de ser descendientes físicos de Abraham; Romanos 9:6–29, y de su acusación de que Israel no se ha sujetado a la justicia de Dios; Romanos 10:3.

Pero, como aclara ahora Pablo, esta no es la conclusión a que él quiere que arribemos. Dios no rechazó a su pueblo, al cual conoció de antemano; Romanos 11:2a. Pablo no sólo afirma la elección para salvación del remanente, sino que también afirma una continua “elección” de Israel en su conjunto; Romanos 11:28,29. Esta afirmación, por lo tanto, se destaca como título de todo el capítulo, mientras Pablo describe cómo la elección que Dios hizo de Israel funciona en el presente por medio de la salvación del remanente; Romanos 11:3–10, y en el futuro por medio de la salvación de “todo Israel”; Romanos 11:11–27.

Esto es un extracto del estudio publicado. Si lo desea obtener completo, le facilitamos la descarga.

13
Jun

Romanos 10

En Romanos 10:1-4 Pablo explica con mayor detalle este “tropiezo” de los judíos en Jesús. Después de reafirmar su profundo anhelo por la salvación de sus hermanos y hermanas judíos; Romanos 9:1-3, Pablo destaca el error de los judíos en no tener un conocimiento de los caminos y los propósitos de Dios que sea comparable a su indiscutible celo.

Utilizando la imagen de la carrera vista en Romanos 9:30-33, Israel corría afanosamente, pero no se dirigía hacia la verdadera línea de llegada de la carrera. Esa línea de llegada es la justicia de Dios — gr. ten tou theou dikaiosunen — y, como en Romanos 1:17 y en Romanos 3:21, 22, se refiere a la acción de Dios de colocar a las personas en una relación correcta con él. Concentrados en la persecución de su propia justicia, la justicia que viene por obras; Romanos 9:32, y por la ley; Romanos 10:5, los judíos no se han sometido a Dios, ni han querido aceptar en fe, la manera en que Dios relaciona a las personas con él.

Esto es un extracto del estudio publicado. Si lo desea obtener completo, le facilitamos la descarga.

13
Jun

Romanos 9

Esta sección se ha visto como un aparte, motivado por la preocupación personal de Pablo por su pueblo, o como una digresión del tema de la elección de Dios. Pero el tema de este capítulo hasta el 11 es el lugar de Israel en el plan de salvación de Dios, y éste es un tema que está muy relacionado con los que trata Pablo en el resto de Romanos.

Desde el comienzo de la carta Pablo se ha preocupado por demostrar que el evangelio es una continuidad del Antiguo Testamento. Quiere dejar en claro que la venida de Jesucristo y el nuevo régimen de la historia de la salvación que él ha inaugurado no es una innovación en el plan de Dios para la historia, sino su culminación ya prevista.

Sin embargo, la incredulidad de la mayoría de los judíos en la época de Pablo presenta un problema potencial para la intención del Apóstol de dejar establecida dicha continuidad. ¿Acaso la promesa de salvación no había sido dada al pueblo de Israel? ¿Cómo puede ser que él sea fiel a su promesa si ahora ésta se cumple en la iglesia, en lugar de cumplirse en Israel?

Esto es un extracto del estudio publicado. Si lo desea obtener completo, le facilitamos la descarga.