Ezequiel 34:26

Haré descender la lluvia

La lluvia es un  fenómeno que no es del agrado de muchos, aunque en realidad es mayor el beneficio que el perjuicio que produce. Por el gran beneficio que produce, es que Dios usa la lluvia como figura, queriendo representar por medio de ella la abundancia y productividad que procede de Él.

De Dios desciende todo lo que es bueno y de provecho para la vida de los hombres. El da semilla al que siembra, y pan al que come, provee y multiplica la sementera, y aumenta los frutos de nuestra justicia. Escrito está: “…vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra“; Oseas 6:3. Su bendición está dispuesta, recíbela.

Más versículos